EL AYUNTAMIENTO ACOMETERÁ UN TOTAL DE 6 PROYECTOS QUE SUMAN LOS 150.000 EUROS DE INVERSIONES SOMETIDOS A VOTACIÓN

La mejora de la accesibilidad al parque fluvial del Turia para personas con movilidad reducida es la opción más votada en el presupuesto participativo Quart de Poblet

• El Ayuntamiento acometerá un total de 6 proyectos que suman los 150.000 euros de inversiones sometidos a votación

• Un total de 972 personas mayores de 15 años han participado en la consulta, abierta también al Consejo Municipal de Infancia

La apuesta por la accesibilidad universal que el Ayuntamiento de Quart de Poblet hizo hace casi 20 años ha calado hondo en una ciudadanía que la ha hecho suya. Esta realidad se refleja en los resultados de la consulta realizada por el consistorio en la primera experiencia local de presupuesto participativo, en la que los 972 participantes han votado mayoritariamente que se aborde el acondicionamiento de itinerarios sin barreras para que personas con movilidad reducida puedan acceder al parque natural del río Turia (648 apoyos).

El porcentaje de participación, un 4,59% (la muestra era de 21.166 posibles votantes), es alto para este tipo de procesos, un dato que ha sido muy valorado y destacado por las concejalías de Gobierno Abierto y Participación Ciudadana, dirigidas por Juan Medina y Jose Acosta Gómez, respectivamente, que han organizado la consulta.

La alcaldesa de Quart de Poblet, Carmen Martínez Ramírez, ha agradecido “el compromiso y la colaboración” de los vecinos y vecinas, a la vez que se ha mostrado “muy satisfecha y orgullosa porque todo este proceso ha puesto de manifiesto que Quart es un pueblo de personas solidarias, responsables, colaboradoras y que creen en la igualdad de oportunidades para todas y todos. La accesibilidad está muy presente en las propuestas realizadas y en las finalmente más apoyadas y este dato dice mucho de los quarteros y las quarteras. Es un lujo contar con ellos y ellas”.

En concreto, las personas empadronadas en Quart de Poblet mayores de 15 años y los representantes del Consejo Municipal de Infancia (CMI) para dar presencia a la voz de los niños y niñas, tenían la opción de elegir entre 11 posibles inversiones, seleccionadas también a través de un proceso participativo.
Las más votadas hasta cubrir un gasto total de 150.000 euros (la cantidad destinada al presupuesto participativo) se ejecutarán en este ejercicio. En total, son 6 proyectos que, además del citado anteriormente, suponen las siguientes actuaciones por orden de votos recibidos: implantación de caminos escolares seguros (486); protección del entorno de la olmeda y solución de Sistemas de Drenaje Sostenible (SuDS) para las escorrentías pluviales en el colegio La Constitució (388); vallado del entorno del parque infantil junto al metro de Quart de Poblet (381); remodelación y rehabilitación de espacios en el Centro de Convivencia para Personas Mayores San Onofre (379), y mejora y adaptación del parque infantil de la calle Azorín para hacerlo inclusivo (352).

En realidad, suman 157.000 euros, algo más de la cantidad fijada inicialmente, pero desde el consistorio se ha decidido asumir esos 7.000 euros fuera de la dotación del presupuesto participativo para poder abordar las seis actuaciones. De igual forma, se ha incidido en que le resto de propuestas que han quedado fuera se irán realizando paulatinamente.

Destaca que la voluntad manifestada por el Consejo Municipal de Infancia coincide casi al 100% con la del resto de la población y, además es especialmente significativo que los 25 niños y niñas participantes hayan situado entre sus preferencias la rehabilitación del centro de personas mayores, por encima de otras que les atañen más como la remodelación de parques para hacerlos inclusivos. Sin duda, este hecho refleja que el trabajo intergeneracional, en el que se fomenta el vínculo entre infancia, juventud y el colectivo de mayores, está dando sus frutos.

El CMI fue promotor de cinco de las once propuestas incluidas en el listado que se llevó a consulta, abierta durante dos semanas, en las que personal municipal, equipado con tabletas, ha salido a la calle para facilitar la votación a la ciudadanía, que también ha podido disponer de los quioscos informáticos instalados en edificios municipales.